📞954 92 27 72 | 📱675 72 70 49 | ✉ email: eruizprieto@ruizprietoasesores.es

¿Cómo escoger a un buen abogado? Sigue estos 11 consejos

Hoy en día, muchas personas necesitan acudir a un abogado para defender sus propios derechos ante tribunales; o bien para que le asesore en un trámite que vaya a realizar y de este modo conseguir optimizar sus recursos financiero y legales. Sea como sean, muchas de estas personas no saben en qué fijarse a la hora de escoger a un buen abogado para sus circunstancias personales y/o empresariales.

Pensamos que escoger al abogado que se adapte más a tus necesidades es algo vital para ambas partes; ya que el abogado va a estar defendiendo tus interesesy el cliente debe confiar en él para que ambos lleguen a un buen puerto.

Este profesional jurista tiene que saber gestionar nuestra consulta con una atención y cuidado único para cada caso. En derecho, nunca existe una barita mágica para dar ese consejo a todas las personas, sino que aquí que analizar las circunstancias personales de esa persona, los hechos y los posibles agentes externos que pueden acontecer en los siguientes meses.

Es por ese motivo por lo que muchas personas no saben cómo escoger a un abogado para su casa o asesoramiento legal. No siempre tenemos que escoger uno de nuestra localidad o municipio, ya que los abogados pueden representar en toda España y la Unión Europea a sus clientes.

¿En qué elementos debo fijarme a la hora de a un buen abogado?

A continuación presentamos una breve lista de los consejos que consideramos indispensables para tener una mejor elección a la hora de escoger a un buen abogado y contratar sus servicios.

1) Experiencia:

Los abogados una vez superado todos los actuales trámites para inscribirse como tales en el colegio profesional, tienen que tener como mínimo la carrera universitaria de derecho, un máster de acceso a la abogacía y; además, superar el examen de acceso estatal, aunque el puesto que vaya a desempeñar es un cargo privado.

A la hora de realizar la prueba estatal, los futuros abogados pueden elegir entre varias ramas o materias: derecho civil y mercantil, derecho administrativo, derecho penal o derecho del trabajo y seguridad social.

Una vez que haya superado el examen, tiene acceso a representar en juicio a todas las personas que desee en cualquier orden jurisdiccional: civil, administrativo, penal o social.

Teóricamente gracias a este formación actual los abogados “están mejores formados que años anteriores”. No obstante, a la hora de escoger a un abogado es bueno que éste tenga experiencia en juicios y sepa de lo que habla. Es un factor a tener en cuenta a la hora de escoger a tu abogado.

Mientras más años lleve en la profesión, mejor va a saber actuar en determinados casos.

¿Qué pasa con la especialización? Es un buen criterio para escoger a un buen abogado:

Actualmente, está de moda que todos los profesionales se super especialicen en una materia; pero en la abogacía este consejo no es del todo correcto.

Un abogado en principio puede gestionar todos los casos que él quiera, ya que un abogado es un defensor de derechos y como tal, no se puede especializar en uno de ellos únicamente.

Por ese motivo, aunque sería lógico que este fuese un factor determinante a la hora de escoger a este profesional; tenemos que tener claro que además de la especialización de la materia que sea, deba conocer el compendio de todo el ordenamiento jurídico.

Como todos sabéis no soy aún abogado, sólo un asesor jurídico ya que aún no tengo superado el examen de acceso y el máster de abogacía (estoy haciendo este trámite). Una vez acudí a una conciliación laboral, donde estaban dos profesionales especializados en derecho del trabajo. Uno de ellos amenaza a la otra parte con un posible delito penal que había cometido presuntamente el trabajador y; que tendrá consecuencias de cárcel para que la otra parte acepté sus negociaciones. Ese delito descrito nunca conllevaba años de cárcel, sólo multa estatal y resarcimiento de daños y perjuicios. En este supuesto vemos como un profesional del derecho que carece de la formación adecuada en derecho penal se acobarda por esta “amenaza” a su cliente y cede a la negociación.

Esto no le puede suceder a tu abogado. Por ese motivo, la especialización no es un criterio para seleccionar a un buen abogado.

Para mi opinión, el bueno que un abogado se especialice en uno o dos órdenes jurisdiccionales; pero que nunca descuide los otros. Por ejemplo, en mi caso quiero especializarme en derecho tributario, derecho del trabajo y derecho mercantil para centrar mi asesoramiento a empresas. No obstante, el derecho civil y penal no puedo descuidarlo. El primero de ellos porque todo empresario esa persona y; el segundo porque algún día puede cometer un crimen.

2) Selecciona a un abogado que disponga de un buen equipo de trabajo:

Estas carencias que he comentado anteriormente, se subsanan de forma sencilla si el abogado cuenta con el apoyo de otros profesionales que se especialicen en otras ramas que él no controla. En estos supuestos debe llamar a su compañero para realizar la consulta oportuna, ya que se trataba de una conciliación laboral previa al juicio. Por ejemplo, esto ocurre con Logo Abogados, abogados en Vigo, que cuentan con distintos departamentos que trabajan en equipo para subsanar estas carencias.

3) Proximidad geográfica:

Aunque no tenga que ser un factor determinante, en la mayoría de los casos es recomendable contratar los servicios de un abogado que se encuentre en tu localidad.

Es cierto que a veces para temas muy concretos, podemos acudir a un abogado especializado en ese asunto. Pero esto es sólo para cuestiones puntuales ante juicios.

Cuando se trata de un asesoramiento continúo para tu empresa o negocio es recomendable que éste próximo a tu localidad para concertar entrevistas personales y; que pueda acompañarte a los diferentes trámites que debas realizar.

Con las nuevas tecnologías es cierto que podemos contratar a cualquier persona; pero si vas a hacer esto, ten en cuenta que la seguridad de las comunicaciones efectuadas son las correctas. En muchos trámites jurídicos necesitamos secreto absoluto de las comunicaciones. De hecho, este secreto es un derecho y un deber para el abogado con su cliente.

4) Establece una primera toma de contacto con él:

Una vez hayas reducido tu decisión a algunos bufetes de abogados que respondan a tus expectativas, lo más aconsejable es concertar una entrevista o primera consulta con ellos.

En esa primera consulta debes buscar confianza y empatía. Buscar si ambos os entendéis o la personalidad de cada uno de vosotros entraré en choque constantemente.

En esta primera visita expón tu caso y tus inquietudes, de este modo podrás observar como tu futuro defensor trata los asuntos; que estrategias aconseja seguir y si conectáis para llevar ese caso. La primera toma de contacto es vital para generar buenas expectativas y poder confiar en esa persona.

5) Presupuesto:

A la hora de contratar cualquier servicio, no sólo tenemos que fijarnos en las expectativas que nos genera; así como en la confianza que nos genere.

También tenemos que ver si el presupuesto que el abogado nos haya establecido por sus honorarios podemos o no pagarlo. Aquí no podemos decir como otras web que servicios baratos te pueden salir caros. La libertad de precios ya es una realidad y cada uno puede establecer la cuantía que él considere oportuno.

Nunca el precio es sinónimo de buen servicio. Incluso sucede en el mundo tecnológico, a veces un dispositivo con mejores prestaciones cuesta menos que otro por el simple hecho que no tiene “marca”. El marketing también hay que pagarlo.

Para nosotros, es un elemento accesorio, aunque lógicamente un elemento a tener en cuenta a la hora de dar el visto bueno a un servicio.

6) El abogado debe generar confianza:

Como ya hemos dicho con anterioridad, el abogado debe generar confianza con su cliente. Es un derecho y a su vez una obligación.

A la hora de contratar a un profesional libre, tienes que ver si es suficiente claro con sus datos fiscales o; puede desaparecer de la noche a la mañana.

Por ese motivo, es bueno que el abogado se reconozca mediante su número de colegiado y sus datos fiscales.

Si, además, es alguien como nosotros que hablamos en videos y somos muy transparentes, mejores sensaciones vamos a dar a los clientes que busquen un asesor o abogado para su caso.

Para despertar la confianza, sólo tenéis que hablar con él y ver cómo os trata, qué inquietudes tiene… si es servicial con su cliente… si sabe argumentar y discutir… Esas cualidades muchas veces se perciben con la mirada, cara a cara… Son cualidades personales que son fundamentales para escoger a un buen abogado; incluso personalmente considero estas actitudes y aptitudes son mejores cualidades para un buen abogado que la propia experiencia.

Si aquella persona es de tu total confianza, perfecto; pero si tienes algún tipo de dudas de que no se trata de la persona adecuada, acude a otro profesional con el que te sientas más cómodo y te ofrezca más garantías de éxito.

7) Accesibilidad. Para un buen abogado todos los clientes somos iguales:

El código deontológico de nuestra profesión (todavía no soy abogado, pero me rijo ya por este código de conducta) nos exige que todos los casos que asesoremos los tratemos con el mismo respeto y cariño.

Nosotros somos defensores de derechos y la igualdad es uno de esos derechos que incluso están consagrados en la Constitución española como derechos fundamentales.

Por ese motivo, un buen profesional tratará a todos los clientes con respeto, dignidad, escuchará activamente sus problemas y circunstancias para asesorarle adecuadamente

Si acudimos a un profesional que tiene mucha experiencia, es especialista en un tema pero nunca tiene tiempo para nosotros, ¿entonces para qué le tenemos contratado? En estos casos es mejor buscar a alguien que te lleve el caso de la manera más personalizada posible.

Ten en cuenta que pese a irte a una marca o bufete de abogados muy notoria, tu abogado no va a ser el jefe del bufete (puede que sí o puede que no); sino la persona dentro de ese despacho que te asignen. Él será tu defensor y deberá guardar secreto profesional incluso con su propio jefe.

La abogacía es una profesión que debe ser digna, sujeta a principios éticos. Ten esto presente porque para nada va a ser utilitario estar en un bufete de abogados con una imagen muy consolidada; si luego te van a asignar al más inexperto y además que carece de las buenas cualidades para ser un buen abogado.

Recuerda que el cliente es quien debe elegir al abogado; aunque este como prestador de servicio puede también no aceptar ser tu defensor. La confianza debe ser mutua.

8) Debe buscar el interés de su cliente: 

El mejor profesional es aquel que entiende tus inquietudes y te aconsejará en función de tus intereses.

El abogado nunca debe actuar conforme a sus propios intereses personales, sino a los de su cliente. Es otro elemento que nutre la confianza depositada en él como defensor de los derechos de esa persona.

Además, debe ser leal y luchará hasta el máximo para que obtengas la mejor compensación. Cuando tengas muy pocas probabilidades de éxito, también debe señalarlo antes de actuar en representación tuya.

9) Busca referencias:

Ahora tienes claro que el mejor elemento que tienes que tener en cuenta es que el abogado actúe con la debida diligencia, sea leal a tu causa y genere confianza mutua.

Para saber esto, únicamente no sólo tienes que analizar su conducta, sino también puedes preguntar a familiares, amigos y personas que sepan que son su cliente antes de contratar sus servicios.

En la era digital también podemos recurrir a las reseñas que existan en Internet. Hay múltiples canales para saber si se trata de una persona que cumple con los principios que promulga en sus redes sociales.

Si interacciona en redes sociales, escribe en un blog aportando contenido de gran valor o; incluso da la cara en YouTube son indicativos para poder determinar el grado de implicación con la profesión. En mi caso, sobra decir que me encanta ayudar a los demás.

10) ¿Ha tenido éxito en casos similares?

Este punto complementa al primero de la experiencia, pero esta vez algo más concreto. Se trata de averiguar si eses abogado ha llevado y gestionado casos similares y; cuál ha sido su factor de éxito frente a los mismos.

Por ejemplo, un buen abogado laboralista puede ser muy bueno ante despidos improcedentes, pero ante un caso de mobbing o acoso laboral perderse un poco, pese a ser de la misma rama del derecho; aunque normalmente es más frecuente encontrar esto cuando se tratan de materias totalmente diferentes.

Para que tengáis una idea, básicamente hay cuatro órdenes jurisdiccionales a cara de los juzgados:

  • Civil y mercantil: defienden el derecho privado.
    • Normalmente hay abogados especializados en derecho de familia y; otros en derecho de empresa. Estos últimos controlan más las relaciones mercantiles y las relaciones contractuales; mientras que los de familia son más de relaciones de parentesco…
  • Administrativo: es la defensa ante litigios que surjan contra la administración pública.
  • Penal: son los juicios donde se han cometido delitos.
  • Social: es la jurisdicción del derecho del trabajo y protección social.  

Problema: las especialidades traspasan límites jurisdiccionales

 El problema de esta clasificación es que en muchas ocasiones existen abogados especializados en empresas. Éstos deben controlar:

  • 1) Derecho civil para relaciones contractuales y responsabilidad civil;
  • 2) Derecho mercantil para las relaciones entre empresas;
  • 3) Derecho tributario y financiero para la fiscalidad (especialidad del derecho administrativo) y para temas de licitación pública si es el caso de esa empresa;
  • 4) Derecho penal a cara de los delitos contra la Administración pública y delitos Patrimoniales.
  • 5) Derecho laboral y protección social.

Asimismo, un abogado especializado en derecho de familia es lógico que controle los delitos penales patrimoniales, violencia de género y delitos domésticos. Este elemento hay que tenerlo también en cuenta a la hora de escoger a un buen abogado.

11) Que no hable un lenguaje muy técnico

Un buen abogado debe saber adaptar su comunicación según las exigencias en cada momento. Durante el juicio debe ser técnico y preciso; pero cuando el cliente se pierde en su estrategia o en su comunicación, debe saber explicar las mismas cosas como si de un niño pequeño se tratase.

Debe ser un buen orador, pero también un buen docente; ya que muchas controversias entre abogados y su clientes son a causa de que no saben explicar sus saberes técnicos a sus clientes; originando desconfianza por parte de éste.

Conclusiones de cómo escoger a un buen abogado

Entendemos que para escoger a un buen abogado, son necesario tomar en consideración los puntos expuesto anteriormente; aunque lógicamente podemos hacer más larga esta lista de consejos. Para nosotros lo más importante es que sea una persona que lucha por tus intereses, te atiende a las llamadas, es cercana, aunque profesional y; sobre todo, genera mucha confianza y explica todas las estrategias que vais a seguir al detalle.

Enrique Ruiz Prieto

¡Hola! Soy asesor jurídico, fiscal y laboral. Amo los viajes, las historias y las narraciones, la tecnología, la justicia social y el emprendimiento. Si te gustan temas, te invito a quedarte y leer mi blog, donde te enseñaré a comprender el apasionante mundo del derecho y el funcionamiento de las tecnológicas digitales.

Sumario
¿Cómo escoger a un buen abogado? Sigue estos 11 consejos
Nombre del artículo
¿Cómo escoger a un buen abogado? Sigue estos 11 consejos
Descripción
Escoger a un buen abogado a veces es más complicado de lo que parece. Por eso, hemos elaborado un listado de consejos para saber seleccionar a uno.
Autor
Editor
Ruiz Prieto Asesores
Logotipo
Por favor, comparte!!
  •  
  •  
  •  
  • 51
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 51
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Enrique Ruiz Prieto - Ruiz Prieto Asesores .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Netwoks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.