Consejos y recursos a la hora de buscar trabajo

Hoy en día, uno de los principales problemas en España es la elevada tasa de desempleo. Muchas personas están desesperadas por encontrar un trabajo; pero la mayor parte de ellas no realizan todos los consejos que demandan los seleccionadores a la hora de ofrecerte en las ofertas de empleo y buscar trabajo. Por ese motivo redactamos este artículo.

¿Cómo buscar trabajo?

En la actualidad, existen dos modos de buscar y encontrar empleo: offline y online. Ambos están interrelacionados y prácticamente cuentan con el mismo procedimiento y; exigen casi los mismos documentos.

Hay muchas personas que nos envían sus curriculum vitae ofreciéndose como candidatos para trabajar en nuestra empresa. No obstante, la mayor parte de ellos cometen faltas y pequeños errores según los criterios de los seleccionadores.

Para ser sistemáticos con esta tarea, vamos a desarrollar el proceso que deben hacer antes de buscar trabajo y durante la búsqueda de empleo. Comentando algunas diferencias de los dos modos anteriormente descritos.

1- Diseñar estratégicamente tu plan de carrera

Antes de comenzar a buscar activamente empleo y acudir a portales como Infojobs, Oficina Empleo, InfoEmpleo, Info trabajo, Mil anuncios, LinkedIn, etc. Debes de plantearte cuál es tu plan de carrera. Por tanto, debes diseñar los siguientes objetivos:

  • Marcar un destino. Saber a dónde quieres llegar. Por ejemplo, “quiero ser abogado”, “ingeniero”, “contable”, “asesor fiscal”, “enfermero”, etc.
  • Elegir el trayecto más adecuado y el tiempo de ese proyecto. Para ser abogado, ¿cómo puedo serlo? ¿qué requisitos se demandan?
  • Gestionar contratiempos en el camino.

Una vez que tengas claro a dónde quieres llegar, es cuando debes comenzar a moverte. No obstante, la mayor parte de personas empiezan a echar curriculum a todos sitios; llegando a nuestra asesoría muchos casos que por simple hecho de hacer realizado un cursillo de administrativo se ofrecen como auto candidatos para trabajar en nuestra empresa. Sin embargo, ¿saben suficiente derecho para gestionar y atender las llamadas? ¿Les apasiona realmente trabajar en un entorno jurídico? ¿Encajan en el perfil de esta empresa? Estas cuestiones deben ser pensadas antes de presentarte para ese puesto.

Es por ello por lo que el primer paso que debes hacer necesariamente es conocerte a ti mismo; sabiendo quién eres, tus valores, tus gustos, tus fortalezas y tus debilidades. En definitiva hacer una DAFO lo más objetivamente posible y preguntarte donde encajarás mejor para ser feliz.

Una vez diseñado tu perfil profesional ideal debes afrontar las siguientes etapas para la búsqueda de empleo; siendo siempre proactivo, optimista y con ganas de aprender. Debes tener en cuenta que será diferente si quieres ser funcionario, trabajador por cuenta propia o trabajador por cuenta ajena.

Hay tres caminos distintos: funcionarios, trabajadores por cuenta propia y trabajadores por cuenta ajena

El funcionario no debe buscar ofertas de empleo, sino oposiciones a las que debe presentarse y estudiar más que el resto de compañeros para alcanzar el puesto tan deseado. En cambio, si quieres trabajador por cuenta ajena debes seguir leyendo estos consejos. Y si te consideras emprendedor o trabajador por cuenta propia, lee nuestros artículos sobre esta materia: cómo comenzar a ser emprendedor, cómo definir a tu usuario, etc.; pues a pesar que emprendedor y autónomo no es lo mismo, los consejos que se señalan en estos artículos puedes aplicarlo a ambos indistintamente.

2- Diseñar planes de acción para buscar trabajo

Si tu camino escogido ha sido trabajador por cuenta ajena o empleado, debes trazar a continuación una serie de acciones que te permitan conseguir tu objetivo:

  • Diseñar tu curriculum vitae en distintos formatos.
  • Debes estar informado de los cambios más importantes del sector en donde deseas buscar trabajo. Por ejemplo, si eres “SEO”, conoce los cambios que desarrolla Google en su algoritmo; o si eres abogado laboralista lee las últimas sentencias y los recientes problemas del derecho laboral y protección social.
  • Analiza sector y los distintos departamentos.
  • Apúntate a lanzaderas o impulsores de empleo.
  • Incluso darte de alta en el colegio profesional para hacer cursos de formación y conocer todas las novedades del sector.
  • Ejercita tu mente.
  • Lleva un registro de todas las operaciones realizadas.

Una vez que te han organizado, debes poner en acción y postularte a las ofertas de empleo que te interesen. Como puedes observar, la tarea de buscar trabajo conlleva horas de preparación y de formación.

3- Elaborar tu curriculum para buscar trabajo

En la actualidad existen dos tipos de curriculum vitae posibles. Por un lado está el formato escrito que puedes mandarlo tanto en procesos offline como online. Y de otro lado está el video curriculum. Si analizamos el primero de ellos, debemos de tener en cuenta algunas consideraciones:

  • El mismo documento puede ser aprovechado para el mundo online como offline.
  • No obstante, ten en cuenta que algunas grafías resultas atractivas tan sólo para un entorno (dispositivos electrónicos o en papel). Elige la grafía según el formato o selecciona una que sirva para ambos casos.
  • El diseño del curriculum debe ser atractivo y diferenciarte de los demás. Por ejemplo, puedes ver la selección de las mejores plantillas realizada por Claudio Inacio. Si eres diseñador gráfico o te manejas muy bien con los programas informáticos, crea tu propia plantilla completamente personalizada.
  • Cuida la extensión del curriculum. Una página es lo ideal, y como máximo 2 hojas.
  • Utiliza colores para resaltar y destacar aspectos. No obstante, no abuses de ellos y combínalos adecuadamente.
  • Debes colocar tus datos personales y una foto actualizada y que de imagen de profesionalidad.
  • Crea un titular de la profesión que quieres conseguir.
  • Resalta aptitudes y habilidades, logros y méritos.
  • Para organizar la información puedes hacerlo de 3 formas (escoge aquella que se adecue más a tu perfil profesional y tus circunstancias):
    • Cronológico: información ordenada por fechas.
    • Funcional: según ámbito profesional.
    • Mixto: combinar ambos sistemas.
  • Utiliza verbos de acción en la redacción.
  • Emplear un nombre profesional para tu cuenta de correo electrónico. Da igual si la cuenta es hotmail, gmail, etc.,lo importante es que no tengas nick que presten a la confusión. Es mejor colocar tus nombres y apellidos o sólo tus apellidos.

Evita los clichés: me gusta la lectura, el cine, el deporte, etc. Determinar las aficiones da más transparencia y seguridad a tu perfil. No obstante, ten cuidado con aquellas que sean peligrosas como los deportes de riesgo.

A) Otros formatos

En la actualidad puedes acompañar a tu curriculum con otros elementos que permitan la iteración. Por un lado, tenemos los denominados vídeo curriculum que ahora son demandado por muchas empresas y; consiste en elaborar un vídeo presentándote para ese puesto. De esta manera, el seleccionador podrá obtener una imagen de cómo te expresas, incluso si lo elaboras en otro idioma, podrán conocer el nivel que posees en esa lengua.

No obstante, si vas a desarrollar un vídeo curriculum en otro idioma, es recomendable que lo realices independientemente del lenguaje original, pudiendo crear uno en español y otro en inglés; puesto que los seleccionadores dicen que entorpecen si mezclas ambos idiomas en un mismo vídeo. Antes de grabarlo, conviene reflexionar sobre qué queremos explicar y sintetizar toda esa información en torno a 90 segundos. Obviamente, te recomendamos que cuides la imagen que transmites; grabando el vídeo en un entorno profesional, con fondo neutro y calidad en la imagen y en el sonido.

También puedes acompañar al curriculum de una web, blog o un portfolio en Internet donde muestre los anteriores trabajos que has realizado. Este es sobre todo para sectores como el diseño gráfico.

B) Carta de presentación

Normalmente, el curriculum vitae es acompañado por una carta de presentación. Esta carta debe ser personalizada a cada candidatura, dirigiéndote a una persona o bien a una empresa.

Resalta porqué quieres estar en ella y cuáles son las proyecciones que tienes para un futuro.

4- Ofrécete como trabajador o trabajadora

En este proceso debes saber cómo venderte a ti mismo; utilizando las mismas técnicas que se emplean para promocionar empresas y productos. Es por ello por lo que sugerimos los siguientes consejos:

  • Crea una imagen de ti mismo y proyéctala hacia los demás. Para esto el gran aliado es la creación de blog. Hoy en día con WordPress todo el mundo puedo hacerlo; llegando a publicar artículos que te interesan y creando valor que puedan aprovechar otros.
  • Cuida lo que Internet dice de ti. Debes tener cuidado con lo que recogen los buscadores de ti, pues pueden existir datos que puedan empeorar la imagen de marca que proyectas.
  • Diferénciate de los demás. Sé tú mismo y potencia aquellas habilidades y aptitudes que te hacen un ser diferente. No obstante, esta imagen debe ser fiel a lo que eres. No intentes ser otra persona.
  • Sé proactivo. No espera que las cosas te pasen, haz las cosas ocurran. La proactividad es ser eficiente y saber resolver todos los problemas; o al menos estar al corriente de dónde acudir en caso de que se trate de una situación extremadamente grave.
    • Busca nuevas oportunidades.
    • Establece objetivos orientados al cambio.
    • Prever problemas.
    • Hacer y actuar de modo diferente.
    • Emprenden la acción sin temer a la incertidumbre.
    • Ser perseverante para conseguir objetivos tangibles.
  • Detectar estresores potenciales y actúan para prevenirlos.
  • Debes dirigirte siempre con amabilidad y educación.
  • Cuidar tu vestimenta y el lenguaje corporal, proyectando seguridad y credibilidad.
  • Es bueno tener tarjetas de visita para ofrecerlas cuando la oportunidad se presente.

5- Infórmate de aspectos jurídicos sobre el ámbito laboral

Tarde o temprano, en este proceso vas a escuchar y negociar muchos términos jurídicos del ámbito del derecho del trabajo y Seguridad Social. Es bueno que antes de acudir a una entrevista, elabores un pequeño diccionario jurídico con aquellos conceptos que tarde o temprano van a surgir en el periodo de una contratación laboral.

Es por ello, que sería interesante que reúnas conceptos sobre los siguientes puntos:

Contratos de Trabajo

Los contratos de trabajo vienen ya perfectamente tipificados en el Estatuto de los Trabajadores. Debes conocer y familiarizarte con todos los existentes:

  • Contrato indefinido.
  • A tiempo parcial.
  • De periodo de prueba.
  • Contrato fijo-discontinuo.
  • Contratación de apoyo a emprendedores.
  • Contrato de obra o servicio.
  • Interino.
  • Relevo.
  • A distancia.
  • En prácticas.
  • De formación.

Todos ellos puedes verlos en el tema 4 de los esquemas del derecho del trabajo (.pdf) que hemos realizado.

Argumenta los costes que supones para la empresa

Si conoces perfectamente los tipos de contratos laborales que existen, también puedes aproximarte en saber el coste que supones para una empresa. Asimismo, con estos datos podrás venderte mejor como trabajador y persona seria que conoce sus derechos y obligaciones laborales. Convenciendo que tu aportación a la empresa realmente superará con creces los costes.

Por ejemplo, en cada edad normalmente beneficia un determinado tipo de contrato de trabajo:

  • Entre 16 a 26 años es el contrato de formación. No requieren titulación académica.
  • A los 22 años, si tienes una carrera universitaria puedes plantear un contrato en prácticas.
  • A partir de los 35, plantea la posibilidad de los contratos indefinición, resaltando a la empresa que obtendrá una tarifa reducida para este tipo de contratos.
  • Si es demasiado mayor, resalta que obtendrás bonificaciones y reducciones en la Seguridad Social a partir de los 45 años.
  • Si tienes más de 65 años, estarás exentos de cuotas para la Seguridad Social.

Convenios colectivos

Igualmente importante es que conozcas el convenio colectivo, que es y para qué sirve. Recuerda que éste se encuentra por encima del Estatuto de trabajadores. Debes conocer cómo se negocia, cuándo debe aplicarse, cómo es el del sector que te van a contratar, qué pagas extraordinarias y salario base percibes…

Contratos civiles y mercantiles

En ocasiones, puede que en la búsqueda de empleo te quieran contratar por medio de contratos civiles y mercantiles. Si es de este modo, debes leer perfectamente todas las cláusulas del contrato y ten cuidado con firmarlas. Todo contrato civil y mercantil se establece con previa negociación de las partes; y si tienes dudas contacta con un jurista antes de suscribirlas.

Es cierto que si no sabes del tema, puede que se anulen todas las cláusulas oscuras y, sobre todo, las ilegales; dado que el derecho civil protege a la parte menos favorecida.

Por ejemplo, antes de formar parte de mi actual negocio, trabajé como diseñador de páginas web y diagramación de libros y revistas. Normalmente, en este tipo de trabajos pueden que te contraten las empresas como autónomo. Si es así, formaliza un contrato privado de ese servicio que vas a efectuar, estableciendo que competencias y con qué condiciones tenéis cada una de las partes.

Asimismo es recomendable que exijas el 80% del trabajo antes de ejecutarlo; pues en la mayor parte de los casos, las empresas no tienen dinero y te harán esperar meses para cobrar. Esto supone que tendrás que estar muchos meses dado de alta en el RETA, o bien darte de baja en la relación contractual y cuando finalice realizar el alta y toda la facturación. Además, debes asegurarte que todas las cargas y gravámenes no sean superior a la cantidad que vas a percibir.

Periodo de prueba

El periodo de prueba está regulado en el artículo 14 del Estatuto de los Trabajadores y se trata de un derecho que tienen las 2 partes presentes en el contrato: Empresa y trabajador.

Este periodo siempre debe estar estipulado por un contrato de trabajo que se denomina “de periodo de prueba”. Según las circunstancias del trabajador pueden oscilar hasta 6 meses (técnicos titulados) o 2 meses (para el resto de trabajadores). No obstante, si la empresa no cuenta con 25 trabajadores, este periodo se amplía a 3 meses para los trabajadores no titulados. En cambio, si es para un proyecto emprendedor, le periodo de prueba será de 1 año.

Por tanto, existe esta figura contractual. Sin embargo, algunas empresas “contratan” a personas jóvenes para sus negocios con un periodo de 14 días sin contrato laboral y acceden a reclutar a estas personas a través de portales de ofertas de empleo; comentando a la persona que es legal todavía no formalizar un contrato de trabajo, siempre y cuando no supere el mes.

Si te ocurre esta circunstancia al ser contratado por una empresa, acude a la inspección de trabajo; pues el empresario está obligado a darte de alta en la Seguridad Social desde el primer día que trabajas para él y formalizar un contrato. Esta práctica es muy frecuente en empresas a puerta fría, los famosos contratos para el cambio de compañía eléctricas y de gas.

6- Diseña tu perfil en las redes sociales

Una vez que has diseñado tu meta profesional, debes seguir formándote y mantenerte informado sobre ese sector. Para ello, no sólo es bueno realizar cursos de formación; sino también entablar conversaciones con profesionales, seguirlos en las redes sociales y conectar con ellos. Así podrás leer todos los consejos que comparten en redes sociales y blogs.

De hecho, los propios seleccionadores de empleo también te buscaran en redes sociales para elegir el mejor candidato para el puesto. Ante esta problemática, muchas personas deciden sólo aparecer en redes sociales profesionales como LinkedIn o Bebee con sus nombres y apellidos; mientras en Facebook tienen pseudónimos para que los seleccionadores no los encuentren.

No obstante, a mí no me gusta esa estrategia. Es algo personal. Muchas personas eligen nuestra empresa para solicitar un puesto, pese a no existir ofertas de empleo. Inmediatamente siempre busca a las mismas en las distintas redes sociales y asombrosamente casi ninguno de ellos está en Facebook. Es algo extraño porque es la red social que más usuarios posee. Mi pregunta es, ¿quieren ocultar algo? ¿Por qué esa falta de transparencia?

Es por ese motivo por lo que prefiero mi estrategia. En Facebook también coloco mi nombre y apellidos, con una persona algo más personal. Comparto algunas publicaciones con toda la red social; mientras que aquellas que son más privadas sólo se comparten para mi red de amigos. Recuerda que cada red social tiene su propio lenguaje, debes respetarlo.

A) Redes profesionales

En las redes profesionales debes tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Ser honesto y trasparente.
  • Tener fotos profesionales.
  • Ser proactivos. Muchos candidatos tienen perfiles de LinkedIn, sin embargo sólo el 10% de ellos interactúa con otros usuarios. Este punto es el que más observo a la hora que los auto-candidatos me mandan sus curriculum. ¿Sabes por qué?
    • Porque el ideal de mi empresa es ser personas profesionales que interactúan y crean comunidad.
    • Además gracias a las interacciones en esta red social profesional puedo saber más sobre cómo te expresas. Que te interesa…
    • Si no hay información, das la impresión que tienes miedo a interactuar. Ser un candidato invisible no es bueno.
  • Hacer networking. Genera una red de contactos tanto offline como online. Ellos pueden ayudarte a encontrar trabajo. No obstante, nunca solicites un puesto a una persona que acabas de conocer. Espera un poco, entabla conversaciones profesionales, etc.
  • Rellenar toda la información de los distintos campos: extracto, experiencia laboral, titular, formación académica, etc. El extracto es la parte más importante, pese a que muchos usuarios nunca la rellenen. Es una presentación y en LinkedIn por ejemplo puedes añadir un vídeo de presentación.
  • Potenciar palabras clave. Estás deben ir en consonancia al perfil que te has creado anteriormente. Según el número de veces que lo repitas, aparecerás antes en las búsquedas internas de esa red social o portal.
  • Debes mantener actualizado tu perfil.
  • Genera contenido. Tanto Bebee como LinkedIn tienen apartados para que redactes artículos como si de un blog se tratase. Si no tienes uno, puedes utilizar ambas opciones que son más económicas y fáciles de manejar.
  • No parezcas desesperado. 
  • Sigue a tus potenciales jefes. Si tienes claro cuál es tu sector y qué empresas podrían contratarte, sírvete de redes sociales como Twitter o Linkedin para que te conozcan.

LinkedIn: una plataforma para conectar con personas y buscar empleo y oportunidades laborales

En LinkedIn existe un truco para comunicarles a los reclutadores que buscas empleo:

  • Entra en la sección “Empleos” de tu cuenta.
  • A continuación haz clic en “Actualizar mis intereses de Empleo”.
  • Activa la opción de “Informa a los Técnicos de selección que están interesado en nuevas oportunidades”.
  • Luego podrás indicar los puestos que te interesan, las ciudades, que tipo de contrato laboral, etc.

B) Oficina Empleo y otros portales de ofertas de empleo

Existen muchos portales para buscar empleo en Internet. Tal vez Oficinas Empleo es uno de los mejores. Lo que más me gusta de esta página web que puedes cumplimentar de una forma muy detallada tu curriculum vitae y; en cada puesto laboral, resaltar una breve descripción de las tareas que has desempeñado en ese ambiente laboral.

Además, permite realizar búsquedas personalizadas por ciudades, pudiendo observar las ofertas de empleo Sevilla en caso de querer buscar trabajo para esta localidad.

7- Otros preparativos a la hora de presentarte ante ofertas de trabajo

Una vez que has desarrollado todas estas recomendaciones, debes preparar algunos puntos no menos importantes.

Seguramente si has hecho todo bien, muy pronto serás seleccionado para entrevistas de trabajo; y deberás prepararte ante ellas y las posibles pruebas que puedan someterte.

A) Entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo está siempre presente en un proceso de selección y búsqueda activa de empleo.

Hay que tener en cuenta que NO ES UN EXAMEN; sino una conversación para saber cómo eres. Es por ello por lo que es recomendable que te Muestres tal como eres. No merece la pena aparentar otra persona, pues tarde o temprano saldrán tus defectos.

Toda entrevista de trabajo tiene 3 fases o distintos espacios temporales:

  • 1) Fase previa: es recomendable que prepares la entrevista antes de acudir.
    • Para ello, infórmate bien cómo es la empresa, cuáles son sus valores…
    • Prepara la vestimenta.
    • Ensaya en el espejo algunas respuestas de algunas posibles preguntas.
    • Tranquilízate.
    • Y analiza si encajas perfectamente en esa empresa.
  • 2) La entrevista: lógicamente debes ser puntual y acudir unos 15 minutos antes del lugar indicado.
    • Cuida tu imagen, tus gestos y tus expresiones.
    • Ten en cuenta el paralenguaje: tono, volumen, pausas, silencios, etc.
    • La conservación siempre tendrá al principio unas preguntas para romper el hielo, que persiguen conocer mejor al presente, pasado y futuro del candidato.
    • Más tarde, harán preguntas para saber cuánto sabe del tema.
    • Y, finalmente, algunas preguntas comprometidas.
    • Agradece la oportunidad de haber sido entrevistado/a; aunque no seas seleccionado porque siempre es bueno dejar una buena impresión.
  • 3) El feed back: ahora debes de hacer un análisis de tu entrevista y si es posible recibir el feed back del entrevistador (no siempre será posible).

Nunca pagues por ser entrevistado

Si una empresa te pide dinero simplemente por participar en un proceso de selección, ni se te ocurra hacerlo. Lo más probable es que se trate de una estafa monumental.

Es cierto que ellas deben pagar a los portales por ofrecer ofertas de empleo; pero esto no justifica cobrar a los posibles candidatos un precio, por mucho que sea simbólico. Para ello, existe una medida gratuita y 100% legal que es cuando reciban un curriculum a su empresa de posibles auto-candidatos, los guardes en una base de datos, previa información al usuario. Si algún día no quieres gastar dinero en estos portales, puedes contactar con estas personas por si siguen interesados por el puesto.

B) Dinámicas de grupo en las ofertas de empleo

La dinámica de grupo, es una designación sociológica para indicar los cambios en un grupo de personas cuyos participantes buscan poder afianzar sus relaciones mutuas, ya que son importantes, hallándose en contacto los unos con los otros, y con actitudes colectivas, continuas y activas.

No se trata de un debate entre candidatos; sino técnicas de recursos humanos para saber si el candidato sabe o no participar en equipo.

  • La mayor parte de estos ejercicios no tienen una solución cerrada, sino abierta; pues de esta menara conoce las ideas de los distintos entrevistados.
  • El seleccionador no tiene un papel activo; más bien actúa como observador.
  • Suelen estar dispuestas en círculo, porque así invita más a la conversación.
  • El tiempo de duración suele estar limitado.
  • Sirve para fomentar la innovación.

Esta técnica se suele emplear más a menudo por las ventajas que conlleva. De un lado, los entrevistados suelen reducir su estrés y; normalmente, suelen estar más satisfechos por la entrevista.

Los seleccionadores buscarán los perfiles que más se adecúen al puesto, siendo la seguridad y confianza los valores más demandados por ellos; así como el respeto, la empatía, la creatividad y cómo se argumentan los discursos.

Si participas en una dinámica de grupo tras buscar ofertas de empleo, te recomendamos que:

  • Dirígete a tus compañeros por su nombre.
  • Si vas a dar tu opinión, no ofendas a nadie y arguméntala lo mejor posible.
  • Presta atención a todos y a lo que dicen. Haz anotaciones si lo precisas para luego citar a ese compañero si vas a completar su argumento o a refutarlo.
  • Cuida tu lenguaje no verbal o corporal (por ejemplo no cruces los brazos).
  • Sé sintético y muestra soluciones.

C) Test psicosomáticos y Test de creatividad

En ciertas ocasiones, en el proceso de selección de candidatos pueden someter a los mismos a test psicosomáticos y a test de creatividad. Ambos tipos son algo confusos y pueden generan muchas desigualdades en los postulante a ese puesto de trabajo.

Ante los test de creatividad siempre puedes entrenar este aspecto y conocer cómo funcionan test como el del Saturnino de la Torre o test para rellenar figuras sin terminar. Recuerda que los test de creatividad sólo existe una regla, no hay normas de ningún tipo y debes hacer todo lo posible por diferenciarte de los demás dentro de una lógica. Por ejemplo combinando 2 o más formas a la hora de dibujarlas.

Sin embargo, los test psicosomáticos no tienen ninguna forma de escapar a esta evaluación psicológica. Se realiza a través de preguntas, dibujos, y otro tipo de test para analizar la personalidad y los trastornos psicológicos de esa persona.

Conclusiones

Por tanto, la búsqueda activa de empleo requiere muchos puntos a tener en cuenta. Debes estar preparado en todo este proceso, planificar tu ruta o meta y no desesperarte.

En ciertos momentos puedes encontrar ofertas de empleo falsas o abusivas en portales de Internet. En estos casos debes denunciarlo a la web o portal de empleo donde te encuentres; y nunca aceptes trabajar bajo esas condiciones.

Sumario
Consejos y recursos a la hora de buscar trabajo | Ruiz Prieto Asesores
Nombre del artículo
Consejos y recursos a la hora de buscar trabajo | Ruiz Prieto Asesores
Descripción
¿Sabes cómo buscar empleo en Internet? ¿Conoces trucos y consejos sobre el proceso de selección? ¿sabes razonar tu candidatura legalmente?
Autor
Editor
Ruiz Prieto Asesores
Logotipo
Consejos y recursos a la hora de buscar trabajo
5 (100%) 3 votes
Seguir Enrique Ruiz Prieto:

Inbound Marketing - Asesor jurídico y fiscal en Sevilla

¡Hola! Soy asesor fiscal-laboral y de marketing digital. Amo los viajes, las historias y las narraciones, la tecnología, la justicia social y el emprendimiento. Si te gustan temas, te invito a quedarte y leer mi blog, donde te enseñaré a comprender el apasionante mundo del derecho y el funcionamiento de las tecnológicas digitales.

Deja un comentario