7 errores que debes evitar si vas a buscar colaboradores profesionales

publicado en: Marketing digital | 0

Hoy en día es difícil destacar y sobresalir entre tanta oferta disponible en prácticamente todos los campos laborales. Esta dificultad no sólo está presente en el mundo offline, sino también cada vez más en el mundo digital. Por consiguiente, muchos profesionales apuestan por colaborar con otros para potenciar su negocio y/o marca personal. Estos colaboradores profesionales en muchas ocasiones trazan una buena estrategia que permite atraer y captar clientes en Internet; y, además, fortalecer su web a través de enlaces que se hacen entre ellos o la difusión de sus artículos en las distintas redes sociales. La unión hace la fuerza.

Las ventajas de una buena colaboración nadie las discute:

  • Obtienes una mayor difusión de tu negocio y nuevas oportunidades de venta.
  • Adquieres nuevos conocimientos y fortaleces los tuyos. Una buena explicación a un colaborador te reforzará tus habilidades.
  • Si es una colaboración online, puedes adquirir votos favorables en directorios de alto prestigio. Por ejemplo en Bitácoras, MarketerTop, mktfan. En consecuencia, conseguirás destacar tus artículos en portada y eso atrae más tráfico a tu sitio web. ¿No es maravilloso?
  • No te sentirás solo. Para el ser humano es sumamente importante saber que si te caes, va a estar personas contigo.
  • Puedes generar nuevas ideas y estrategias. Hacer una lluvia de ideas con ellos cuando exista más confianza puede que sea el germen de un nuevo producto o servicio.
  • También resulta más divertido y podrás debatir y reflexionar con ellos.

¿Es fácil encontrar este tipo de socio?

Llevo casi diez años trabajando y estudiando en distintos sectores profesionales y en todos ellos se cometen muchos errores. Además, se suelen reiterar las mismas faltas que pueden destruir este tipo de alianzas nada más comenzar con ellas.

Por eso, bajo mi experiencia resulta muy difícil encontrar un buen colaborador y en este artículo te daré consejos de cómo detectar a aquellos que sólo quieren aprovecharse de ti y; finalmente te daré unos breves consejos de como debes practicar este tipo de asociaciones profesionales. No obstante, mis consejos solamente te guiarán pues la intuición es algo que nunca debes perder. Guíate por ella en caso de conflicto.

7 malas prácticas de algunos colaboradores profesionales:

Cuando comencé a trabajar y buscar empleo solía ser muy ingenuo y pensaba que buscar colaboraciones era prácticamente igual que buscar un buen compañero de estudio. Nada más alejado de la realidad. En la universidad resulta más sencillo obtener un buen compinche para solventar dudas, compartir apuntes si uno se pone enfermo y ayudaros en la realización de trabajos.

Sé que muchos pensarán que no resulta tampoco tan sencillo en el ámbito universitario, pues hay muchas personas egoístas que sólo quieren acaparar para ellos más cosas y nunca ofrecen nada a cambio. Sin embargo, te aseguro que en las finanzas es peor aún. Darte cuenta que se mezcla el honor y fama con el dinero. Y créeme este último arruina incluso a las parejas más felices de la tierra, imagínate ante una persona que sólo va a colaborar contigo.

Vamos a pasar a enumerar y explicar los errores más frecuentes que he encontrado a lo largo de esto años.

1. Prometen una cosa, hacen otra completamente distinta.

Creo que este problema lo hemos sufrido todas las personas y para nada es necesario tener que explicar los pormenores de este tipo de situaciones. Pondré algunos ejemplos de los que me ha pasado, aunque obviaré los nombres de los profesionales para no perjudicarlos; pues mi intención de este artículo sólo es anunciar un problema endémico que existe en el mundo occidental, pero no hundir a ninguna persona.

Un ejemplo para este caso es el siguiente: un día como cualquier otro, una persona contactó conmigo para que redactase artículos para su blog. Tuvimos una entrevista a través de un servicio de videoconferencias. Siempre es bueno ver la cara de la otra persona y charlar un rato. Allí se trazaron unas directrices u hoja de ruta de cómo iba a ser nuestra colaboración. El acuerdo consistía en lo siguiente:

  • Ventajas para él y su compañía: recibiría un artículo mensual totalmente gratis y perfectamente redactado para el SEO.
  • Ventajas para mí: dar a conocer mi nombre y él difundiría a través de redes sociales el artículo que he escrito para su blog.
  • Normas: cuando lo publicase debía de escribirme para que también yo comparta el artículo en mis redes sociales. Así ambos nos nutríamos de los seguidores del otro. Ambos nos gusta el marketing de contenidos y eso teóricamente haríamos.

¿Podéis pensar que este acuerdo está roto?

Yo todavía no me lo creo, pero he tenido que dejar de colaborar con este equipo. Es increíble como redactas artículos para ellos periódicamente y cumples con todo lo pactado: compartes incluso artículos de otros colaboradores que son de interés para tu red. Sin embargo, ellos no comparten el artículo ni en sus propias redes sociales. Entonces, ¿Para qué me sirve a mí? ¿Redacto para los fantasmas? Así no se juega con las personas, por muchas finanzas que haya detrás de esta colaboración. Me día cuenta que se publicó el artículo porque leí meses más tarde el blog por un tema que me interesaba y de pronto veo mi artículo publicado y sin ser compartido. Alucinante.

2. Solicitar una segunda oportunidad y cometer los mismos errores del pasado.

Es más frecuente de lo que parece. Alguien ha roto el pacto que tuviste y en pocos meses vuelven a contactar contigo para solicitarte una segunda oportunidad. Precisamente otra vez me sucedió con la anterior compañía. Te cuento que errores cometieron en esta ocasión, no te lo pierdas.

Cambiaron de personal, aunque continuaba la persona que negoció conmigo, contactó ahora una chica pidiendo una segunda oportunidad. Como creo ellas, le concedí este derecho y me puse a redactar otro artículo para ellos. No obstante, en esta ocasión alteré algunas condiciones del acuerdo, exigiendo que me concedieran en un artículo un enlace dofollow para mi sitio web.

Me dispuse otra vez a cumplir con lo pactado. Redacte el artículo cumpliendo con sus exigencias periódicas y temáticas. Tardaron 2 meses en publicarlo, desconozco las razones de la demora. Lo único que sé que el artículo estaba exactamente igual que como lo envié. El texto no había sido modificado, pero si muchos elementos de lo pactado:

  • Ausencia del enlace dofollow a mi sitio web. Referenciaba un artículo que iba en consonancia a lo que redactaba para ellos. Lo sustituyeron por otro enlace de peor calidad tanto en PA / DA (10 DA frente 21 DA) como en contenido. No era un artículo, sino una landing page para vender servicios de una empresa ajena.
  • Añadieron más vínculos dofollow para otros sitios que ni siquiera había referenciado.
  • Todo iniciado en el SEO, sabe que los enlaces internos nunca vienen mal para una estrategia de posicionamiento. También sustituyeron un enlace interno que hacia el primer artículo que redacté para ellos por otro diferente. Sorprendentemente lo eliminaron para priorizar un artículo de otra colaboradora.
  • Eliminación de todas las imágenes que había creado en exclusiva para ellos.

Solución que habría aportado a esta situación si fuese el encargado:

Si por alguna razón que desconozco no deseas enlazar bajo ningún concepto a un sitio web determinado, me parece estupendo. Cada uno es dueño de su estrategia marketera, pero entonces no negocies esa condición baso ningún concepto.

Si por alguna razón se ha hecho, intenta buscar una solución intermedia que implique un daño menor a ambas partes. Escribe una carta explicando al colaborador que no podrá ejecutarse su petición. A cambio, si se le concederá este enlace pero bajo la categoría nofollow [es tan sencillo como colocar la etiqueta rel=”nofollow” para ese enlace específico].

Con todo ello, no perjudicaría bajo ningún concepto a tu propio posicionamiento y estrategia SEO, pero tampoco a tu colaborador. Es cierto que el enlace nofollow no contentaría sustancialmente a tu socio; pero, en cambio, sí le ofrece la posibilidad de adquirir más visitas a través de ese artículo. Además, este enlace puntuaría indirectamente en su PA y DA, pero no perjudicaría bajo ningún concepto el tuyo.

Por el contrario, la decisión adoptada por la compañía perjudica notablemente su nombre. Ya hay una persona que hablará mal de ella y da gracias a Dios que no ha mencionado tu marca en artículos como este. Pues han cometido numerosos errores para despotricar sobre ella y el egoísmo empresarial al que representan.

Como Rubén Alonso mencionó en uno de sus artículos, le llamó mucho la atención que la compañía 1and1 tuviese muchas menciones negativas en el propio buscador de Google (Rubén Alonso – 1and1 ¿por qué no contratarlo?). Esta empresa podría coger este riesgo si comete estos errores con otros muchos. Y sé que hay otras personas también afectadas que han dejado curiosamente de redactar artículos para la compañía al mismo tiempo que lo he hecho yo. Sencillamente por las cosas no funcionan.

3. Ignorar y rechazar a tus colaboradores profesionales. Pasan 3 meses. Y vuelves a buscarlos.

Cada vez que me sucede esto, pienso que muchas personas intentan obtener posibles colaboraciones con cualquiera. Pasan los meses y ya no se acuerdan ni con quien han contactado anteriormente. Me parece bien que desees buscar colaboradores profesionales, pero traza una estrategia y no caigas en este error.

Tengo dos casos que me invitaron a redactar artículos para sus respectivos blog. Ambos nunca me notificaron que iban a publicarlo, tan sólo que lo habían recibido. Pasan los meses y nunca lo hacen. Algo muy extraño.

Pero más aún, cuando uno de ellos al pasar 3 meses me vuelve a invitar nuevamente sin pedir disculpas y sin dar ningún tipo de explicaciones. Se me ocurren 2 cosas bajo este supuesto:

  1. Ha automatizado sus mensajes. Cosa que no recomiendo para solicitar recomendaciones.
  2. No se acuerda ni con quien entabla negociaciones. Creo que realmente es la que sucedió porque normalmente los mensajes automatizados se distinguen por un trato impersonalizado. Cosa que no sucedía en este caso.

Para que este error nunca te suceda, recomiendo tener un control exhaustivo de las negociaciones que entablas con otros profesionales.

4. Agradecer en un congreso a una persona que te ha ayudado y olvidarse de la otra.

Confirmo que este error me ha sucedido y no es nada agradable escuchar agradecimientos y reconocimientos hacia otra persona y obviarse de ti completamente. Además, en este caso él sabía perfectamente que iba a estar presente.

¿Descuido? ¿Maldad? No se sabe, desconozco cuales eran sus razones. Tal vez el nerviosismo de estar bajo muchas personas. Lo que si es cierto que mi colaboración no había sido pequeña, pues había trabajado gratuitamente para ellos 30 días. En cambio, la otra persona a la que le agradeció si cobro por sus servicios durante ese periodo de tiempo. ¿Algo contradictorio no crees?

5. El Abuso del más fuerte sobre el más pequeño.

Cada vez que se buscan nuevos colaboradores profesionales o nuevas sinergias profesionales, es muy frecuente que una de las partes se sienta superior a la otra. Es cierto que uno tendrá más experiencia que el otro, pero si ambos acceden a colaborar es porque a ambos les interesa el acuerdo. Esto no te da derecho a explotar o exigir una conducta al más débil.

En la práctica sucede más a menudo de lo que os parece. Cuando me inicie como investigador, cedí una parte importante de mi trabajo a otras investigaciones. Yo esperaba así construir una buena confianza con los otros compañeros, cuando en realidad era todo lo contrario. Se aprovechaban y nunca contaban contigo, ni siquiera en las investigaciones que desarrollabas en tu propio campo o sector.

En caso de que sea una gran compañía, el supuesto se agrava notablemente.

Este tema es algo que estoy verdaderamente muy indignado con esta situación. Sencillamente me refiero al problema que existe en el mundo laboral de la existencia de muchas prácticas de estudiantes que en realidad abusan de ellos.

Es muy frecuente que importantes entidades adquieran muchos colaboradores profesionales a través de prácticas de master o de grado universitario. Apenas los educan y encima les tiene haciendo las tareas más penosas de esa profesión.

Por ejemplo en Arqueología es frecuente incorporar a más de 10 estudiantes en un mismo sitio arqueológico como técnicos auxiliares. Teóricamente bajo estas prácticas el estudiante adquiere conocimientos y habilidades de la profesión. Pero, lo que se esconde en la realidad es la existencia de adquirir una plantilla de trabajadores de manera totalmente gratuita.

Ellos no perciben ninguna compensación económica, es más muchas veces les cuesta incluso el transporte para llegar a un sitio alojado de la ciudad. Para colmo se les asigna un pico y una pala durante horas y rara vez les encomienda las tareas propias de un arqueólogo: dibujo, interpretación, identificación de unidades estratigráficas, clasificación de materiales, etc.

Lo más lamentable de esto es que cuando realizan los artículos científicos nunca incorporan una nota de agradecimiento hacia estos estudiantes. Aun sabiendo que en la mayor parte de las veces acuden incluso más veces al yacimiento que el propio investigador principal.

Así mismo, en muchas ocasiones ni te ofrecen un certificado. Tienes que acabar acosando al director para conseguir un maldito papel que incluso en el INEM no tendrá ninguna validez para la búsqueda activa de empleo.

La única solución: la denuncia.

Este abuso no sólo ocurre en esta disciplina, sino en otras muchas. He nombrado este caso porque es el que conozco y he sufrido de primera mano. La única solución es denunciar estos abusos. Desgraciadamente los jóvenes no quieren hacerlo al preocuparse que será su catapulta al ostracismo en ese sector laboral.

6. La traición acuerdos a las espaldas de sus colaboradores profesionales.

La tradición se da con mayor frecuencia de los que la gente piensa. En muchas ocasiones se perjudica al socio y se tergiversan muchos acuerdos a las esperadas de los mismos. Siempre con el objetivo de lucrarse esa persona más que sus colaboradores profesionales.

Una vez realicé un proyecto conjunto con otros compañeros. Yo me encargaba de la tarea más ardua, mientras que ellos se encargaban de las relaciones sociales. ¿Cuál fue mi sorpresa? Pues mientras creaba contenidos para ese proyecto que nunca salió a la luz, ellos socializaban y representaban la idea; sin embargo, sólo negociaban en beneficio de motu proprio y tan sólo observaban y luchaban por sus propios intereses.

Verdaderamente estuve ante un caso de falsus procutator, dado que no actuaban como representantes directos del proyecto; pero no actuaban por cuenta ajena o defensa de los intereses de todo el negocio. Lógicamente acabó muy mal y tuve que abandonarlo cuanto antes.

La traición no sólo tiene lugar en colaboraciones, sino que es un mal inherente en todos los ámbitos de la vida. Cuando trabajé para una compañía de contratos de adhesión, había infidelidad por parte de los trabajadores para llevarse ellos mismos las comisiones por venta.

7. La presencia del egoísmo en proyectos comunes e igualitarios.

Este es quizás el mal más endémico que existe en toda colaboración profesional. Se trata de trazar un acuerdo bilateral entre dos o más personas bajo el precepto de igualdad; pero a la más mínima hay colaboradores que de pronto lo quieren todo para ellos (egoísmo unilateral).

En principio lo dibujan todo muy bonito y aplican la ecuación de todos trabajamos por igual o más o menos equitativamente; pero en la práctica se exige más que el resto en recibir una determinada compensación. Siempre se alude a una causa que suscite sensibilidades (mala situación económica; no disponer de los datos hasta cierto tiempo, etc.).

Ten cuidado con este tipo de actitud, sobre todo si te dedicas al mundo de la investigación o a la creación de nuevos productos. Atacarán tus emociones para más tarde adueñarse ellos mismos de la idea o de la explotación de la misma.

Te recomiendo que si vas a emprender un proyecto con otras personas, apuestes por la realización de un contrato entre las partes.

¿Cómo debe ser el contrato?

Todo contrato para que surta un efecto debe ser un documento escrito y estar suscrito por las distintas partes. Además, te recomiendo:

  • Que el acuerdo escrito recoja las competencias de cada uno de ellos. No repartas las tareas de manera equitativa, sino asigna a cada persona lo que verdaderamente sabe hacer.
  • Esto se traducirá en que las compensaciones económicas o los frutos recogidos de ese trabajo también sean proporcionales según el trabajo que aporta cada uno. No apuestes por lo equitativo e igualitario, si verdaderamente las tareas, competencias y responsabilidades son distintas para cada uno de vosotros.
  • Añade cláusulas que regulen el pacto en caso de incumplimiento.

Es cierto que resulta muy feo decir estas cosas, pero ya son muchos proyectos que he emprendido con más de una persona. En casi todos ellos han surgido problemas de estos. Y muchas veces la persona que más barre para su casa, es la que menos ha trabajado en el proyecto. Cuídate de ellos. De hecho, esta fórmula del contrato la he dejado para el final porque casi todos estos errores se subsanan bajo un buen contrato.

Supongamos que has hecho caso de mi consejo y tienen el acuerdo escrito. En caso de conflicto siempre primará lo que se haya suscrito firmado. Esto ocurrirá tanto en el proceso de mediación, como si deben de llegar a un proceso judicial. El cumplimiento de los contratos no pueden dejarse al arbitrio de uno de los contratantes (Art. 1256 CC). Sé que resulta extraño realizar esta práctica, pero es un consejo de un estudiante de derecho y futuro abogado. 

Las buenas prácticas para colaborar:

Con todo lo expuesto hasta ahora, no quiero decir que las colaboraciones profesionales sean malas o negativas; pues es todo lo contrario. Gracias a ellas te puedes dar a conocer en una cartera de clientes diferente a la tuya y un montón de beneficios que he detallado anteriormente.

Es por ello por lo que sugiero estos principios básicos para llegar a crear un clima de confianza y estabilidad entre los socios. Esto ayudará a que la sinergia profesional que ha surgido entre ellos se prolongue por mucho tiempo.

A) Comunícate con tus colaboradores profesionales y hazlos sentirse como importantes.

La base de toda colaboración es la comunicación. Todos los miembros de ese equipo deben ser lo más transparente posible y contar los hándicaps que observe en todo momento.  Por tanto, para triunfar en este ámbito laboral, hay que dedicar más tiempo a hablar con los colaboradores.

Si una persona tiene talento suficiente pero no le permites usarlo se genera un desapego con el proyecto, con la marca e incluso contigo como persona. Por el contrario, si le concedes una responsabilidad que excede sus capacidades, se frustrará. Es por ello por lo que debes buscar un equilibrio entre ambas opciones.

Dependiendo del tipo de colaboración que vayáis a realizar, se debe contar más o menos periódicamente para contarse los problemas y situaciones que hay que afrontar.

Si vuestra colaboración profesional tan sólo es compartir contenidos en la web y crear algunos enlaces entre vosotros, deberéis contactar cada cierto tiempo y sobre todo cuando el tiempo lo requiera.

“Cuidado con el abuso de intercambio de enlaces. Google Penguins te penalizará posiciones”.

B) Busca nuevas colaboraciones a través del email.

En ciertos periodos del año, es recomendable salir a buscar nuevos socios o colaboradores profesionales. La búsqueda no va a ser sencilla, pero si no arriesgas nunca obtendrás este beneficio.

Hay ciertos estudios que aconsejan hacerlo en periodos vacacionales (Conseguir colaboraciones online – Ana Escudero). Ciertamente, en esta etapa solemos estar más receptivos a escuchar nuevas propuestas, dado que estamos más relajados y; por tanto, tendremos más posibilidades de éxito.

No obstante, esto es solamente una recomendación y, además, variará según el sector laboral donde nos encontremos. Por ejemplo, en una asesoría fiscal y tributaria no tendrá los mismos periodos vacacionales que una agencia de marketing. La primera de ellas normalmente trabaja durante todo el año, pero los periodos más estresantes es cuando hay que presentar impuestos (enero, julio, etc.). En cambio, las campañas de marketing suelen estar más estresadas durante Navidad y en enero es un periodo algo más tenue para sus trabajos. Aunque esto dependerá del sector que promocionen, no es lo mismo vender productos para regalar que viajes.

El no ya lo tienes y lo peor que te puede pasar, es que no te contesten. Por el contrario, si arriesgas y consigues una colaboración por pequeña que sea, obtendrás algún beneficio. ¡Nunca te quedes con la duda!

Si te responden, habrás conseguido algo importantísimo. Te han leído, y seguramente con más atención de lo que te imaginas. Puede que días más tarde se comunique contigo otra vez. En caso contrario podemos preguntarles algo o volvernos a comunicarnos con ellos sin llegar a ser pesados.

C) Darte a conocer a nuevas personas o entidades.

Esta recomendación está íntimamente relacionada con el punto anterior. Cuando redactas un email o das tu tarjeta de visita a una persona, tienes posibilidades de que más tarde indaguen sobre tu perfil en las distintas redes sociales y se conviertan o suscriban a tu blog.

Ciertamente, te sugiero que antes de iniciar este proceso, se construya una buena imagen o marca personal. Haz que seas verdaderamente atractivo a los ojos de los demás para que se queden en tu sitio web y regresen.

Este proceso no sólo debe ser online, sino también deberías acudir a ciertos eventos empresariales de tu ciudad y practicar lo que se conoce con el nombre de Networking.

D) Invita a otros blogueros a participar en tu blog.

Ojo no cometas los errores antes enunciados, sino ahuyentarás a ese colaborador y encima hablará mal de tu marca. Ya he sido suficientemente explícito de muchas faltas que han cometido conmigo a lo largo de estos meses.

Realizar post invitados en otros blogs de tu sector tiene grandes beneficios para tu marca y para tu negocio. De hecho, realizar este compromiso no sólo te traerá visitas a tu blog, sino también:

  • Te das a conocer a otra audiencia con contenido de calidad. Lo más importante es que te leen otros usuarios, da igual la plataforma donde lo hagan. Tu objetivo es aumentar tu presencia en Internet.
  • Generas más tráfico y enlaces a tu sitio web o perfiles sociales. Por lo tanto, tienes más oportunidades que te sigan.
  • Obtienes beneficios SEO. Un enlace de otro blog que encima es de tu mismo sector o uno parecido te ayudará a elevar tu PA y DA.
  • Adquieres compromiso con otras personas.

“Es recomendable que los artículos que redactes para terceros sean incluso mejores que los que haces para tu propio blog”.

E) Post colaborativos.

Otro tipo de post que funcionan muy bien, son los denominados “post colaborativos”. Se trata de realizar artículos en nuestro blog recogiendo distintas opiniones o respuestas de otros profesionales sobre un determinado tema. Puedes hacerlo escribiendo a los distintos expertos con un mensaje de tus intenciones y que a cambio ellos aparecerán en tu blog para darse más a conocer.

  • Para tener un éxito rotundo es ideal que detectes una pregunta que inquieta a tus lectores.
  • Investigues sobre esa temática.
  • Identifica a los expertos con más relevancia en el sector.
  • Recopila todas las respuestas.
  • Crea un título muy atractivo.
  • Finalmente, lo compartes en las redes sociales y pídeles a tus colaboradores profesionales de este post que lo muevan en sus respectivas redes.

Si has hecho un buen trabajo, aumentarás la confianza de tu blog y te conocerán muchos seguidores de estos profesionales.

F) Organiza eventos colaborativos.

Finalmente, te sugerimos que organices eventos en tu ciudad (charlas, talleres, conferencias…) o a través de Internet (webinars) para darte a conocer. Puede ser un evento técnico sobre tu actividad profesional o incluso uno humanitario. Ambos son formas de posicionarte como referente y potenciar tu marca.

Recuerda que la organización de eventos también puedes realizarla en conjunto con otras marcas o personas. Es una manera de sumar las comunidades de ambos.

G) Se flexible con su trabajo.

Recuerda que si una persona colabora contigo de manera altruista, no conviene para nada abusar de ella y ser tan estricto con sus metas y horarios. Haz que su horario pueda ser personalizado por él mismo.

H) Lleva a cabo encuestas de satisfacción.

Héctor Meza recomienda que se realicen encuestas a tus colaboradores dado que este tipo de herramientas te permitirá determinar qué tan exitosas están resultando tus estrategias.

colaboradores profesionales
Ahora hemos llegado a su fin. Nos gustaría conocer tu opinión. ¿Has sufrido alguno de estas faltas en colaboraciones que te han solicitado terceras personas? ¿Cuidas mucho a tus colaboradores profesionales?

Espero que estos consejos te ayuden a crear sinergias profesionales. Si eres un reclutado, ruego que no realices estas injusticias sobre todo a los recién llegados. Nosotros también sufrimos.

Nos vemos en los próximos artículos. Recuerda que si tienes algún problema empresarial que podamos ayudarte, estamos encantados de hacerlo. Podemos asesorarte y colbaorara con vosotros en asesoría fiscal, laboral y marketing digital. Te esperaremos en Sevilla.

Sumario
7 errores que debes evitar si vas a buscar colaboradores profesionales
Nombre del artículo
7 errores que debes evitar si vas a buscar colaboradores profesionales
Descripción
Si buscas nuevas colaboradores profesionales para tu estrategia de marketing, ¡¡no cometas los 7 errores que he recopilado!! Haz que confíen en ti.
Autor
Editor
Ruiz Prieto Asesores
Logotipo
7 errores que debes evitar si vas a buscar colaboradores profesionales
5 (100%) 2 votes
Seguir Enrique Ruiz Prieto:

Inbound Marketing - Asesor jurídico y fiscal en Sevilla

¡Hola! Soy asesor fiscal-laboral y de marketing digital. Amo los viajes, las historias y las narraciones, la tecnología, la justicia social y el emprendimiento. Si te gustan temas, te invito a quedarte y leer mi blog, donde te enseñaré a comprender el apasionante mundo del derecho y el funcionamiento de las tecnológicas digitales.

Deja un comentario